Un paseo con vistas

Descubriendo las renovadas instalaciones de Sancal.

Este paseo por Sancal no sólo refleja la historia y evolución de la empresa y nos ubica en el mapa, sino que permite conocer cómo sus orígenes rurales y sencillos han marcado su carácter afable y cercano. Y es que, en este ilusionante proyecto que es Sancal, no falta el empeño y trabajo duro de la familia Castaño, pues como es de imaginar, hace falta mucho esfuerzo de poner en marcha una firma internacional desde una pequeña localidad como Yecla.

Desde los humildes comienzos en 1973 del emprendedor Santiago Castaño, fundador y “padre” de la firma, han pasado ya unos cuantos años y diversas ubicaciones. En sus más 40 años de existencia, Sancal ha tenido varias sedes: primero un pequeño garaje, luego un taller varias veces ampliado en medio de una zona rural, hasta que, finalmente, en el año 2000, la empresa se trasladó a las actuales instalaciones, que de nuevo han sido ampliadas.

El primer edificio de la actual sede, proyectado por el estudio de arquitectura OF, pronto se quedó pequeño para dar salida a las necesidades de producción de la firma. Tras la adquisición de un edificio secundario, dónde se traspasaron los procesos de corte y confección, la ampliación de la nave principal ha sido nuevamente imprescindible por el imparable crecimiento de la empresa.

La arquitectura de ambos edificios es totalmente racional, pues una de las principales premisas del proyecto de ampliación, fruto del trabajo conjunto entre Cosín y Estudio Sancal, fue encontrar el equilibrio perfecto entre lo viejo y lo nuevo: evolucionar respetando lo existente; buscando la diferencia, pero manteniendo ciertos parecidos porque “queríamos evidenciar de dónde venimos”.

La evolución de la empresa queda así totalmente plasmada en la fachada del nuevo cuartel general, pues, si Sancal fuera una figura geométrica, su recorrido como marca iría del cuadrado al círculo. Se trata de algo evidente no sólo en el rediseño del logo, en 2017, y en las últimas creaciones, mucho más expresivas y sinuosas; sino también por la introducción de una visión humanista, que apuesta por acercarse al diseño desde una perspectiva más artística.

Volviendo a la fachada, la tajante linealidad de la “cajas blancas” que alojan fábrica y oficinas queda suavizada por la presencia de unas celosías metálicas con círculos de diferentes diámetros. Presentes tímidamente en el edificio original, las celosías han sido maximizadas en el nuevo para añadir textura y manifestar el expresivo carácter actual.

El blanco dominante queda salpicado por coloridas pinceladas. La elección de los colores es un homenaje a la BauHaus, pero también una práctica forma de ubicar cada una de las entradas.

Ambos edificios están conectados entre sí por la celosía más grande de todas. Tras ella se esconde una deliciosa terraza construida sobre los muelles de carga. La entrada peatonal es de color azul y nos amina iniciar la visita. Seguidamente encontramos el bloque amarillo que nos conduce a las recién estrenadas oficinas y a las secciones de tapizado. A la derecha, el nuevo edificio está flanqueado por significativo muro rojo donde encontramos el nuevo showroom y tras él, las secciones de lacado, embalaje y logística.

Pero no todo va a ser ladrillo y hormigón

Después de años ayudando a crear espacios felices con nuestros diseños, en 2013, coincidiendo con el 40 aniversario de la firma, llegó el momento de proyectar nuestro propio espacio feliz. Para ello pedimos a varios artistas que intervinieran los muros de las plantas de producción. El efecto de estos “retoques a los 40” fue tan estimulante, que para la nueva ampliación no dudamos en regalarnos nuevos murales.

El resultado es un inspirador tour que empieza en el azulado portón de acceso donde la tipografista Marial_Soy ha creado un sugerente mural de suelo para dar la bienvenida: “¡Ánimo valiente!”.

Otros muchos lemas, unas veces cómicos y otras de lo más existencialistas, reflejan el día a día de la empresa y nos acompañan en la visita por las nuevas plantas de producción. A diferencia del estilo figurativo de los primeros murales[1], con los trazos de Marial_Soy, Sancal ha querido plasmar su cómica forma de entender el trabajo.

Por último, Seikon ha sido el artista urbano a quien se ha confiado la labor de transformar el muelle de carga en una obra de arte callejera. Sus gráficos patrones, retoman de nuevo el círculo y el color como elementos centrales de la filosofía de Sancal.

 

[1] Los tres primeros murales de Sancal, fueron llevados a cabo por los artistas Agostino Iacurci, Ricardo Cavolo y Zosen, y forman parte de un proyecto de mayor desarrollo llamado “retoques a los 40” en el que Estudio Sancal se encargó de transformar los pasillos con una divertida señalética e incluyó mini-showrooms o “Desing Spots” por las diferentes secciones de producción.

¡Quiero suscribirme!

Créditos

Diseño gráfico por Estudio Sancal.
Diseño y desarrollo web por Sixtudio.
Graphic design por Estudio Sancal.
Web design and development bÿ Sixtudio.

///