¿Estamos ante un éxodo urbano?

Un refugio sostenible en el Campo.

Si en los últimos años el término Slow Life había entrado a formar parte de nuestro vocabulario como una aspiración futura, la pandemia ha acelerado nuestro deseo de incorporar nuevos hábitos y consecuentemente encontrar un estilo de vida más reflexivo, comprometido y sosegado. Las cosas han cambiado, no sólo de significado sino también de valor, ante este presente inesperado que ha llegado a nuestras vidas para ponerlo todo del revés.

Uno de los principales cambios que la mayoría de nosotros hemos constatado es la nueva relación con nuestro hogar y sus, muchas o pocas, carencias se han puesto de manifiesto al incorporar nuevas funcionalidades al espacio doméstico. Y no solo aquellas vinculadas al teletrabajo, sino también todo lo relativo al ocio y la vida en familia, especialmente si hay niños en casa.

La crisis desencadenada por la COVID-19 ha sacudido nuestros valores y hay quien se plantea una nueva manera de vivir en un entorno más natural e, incluso rural. Las oportunidades que nos brindan las nuevas tecnologías son, sin duda, una invitación a cambiar la ciudad por la vida de pueblo. En Inglaterra ya le han puesto nombre a este movimiento, Cottagecore, para definir una existencia más simple y sostenible en armonía con la naturaleza.

La opción de rehabilitar antiguas casas rurales familiares, granjas o, quizá antiguos establos o graneros, se ha convertido en una alternativa eco-friendly para albergar una forma de vida más honesta y sencilla, basada en pequeños placeres que van desde una alimentación más sana, el gusto por la jardinería y, quizá, cultivar un pequeño huerto y recoger huevos frescos cada día.

La rehabilitación de esta casa familiar existente de principios del S. XX, fue planteada por Santa-Cruz Arquitectura como un diálogo entre la arquitectura tradicional y contemporánea, y es fruto de la suma de procesos artesanales de restauración y otros industriales realizados por oficios locales.

Así pues, en el marco de la filosofía Slow Life, la recuperación de viviendas tradicionales es una apuesta por el patrimonio cultural y la sostenibilidad e implica el empleo de materiales nobles y de proximidad. La madera, la piedra y el ladrillo, así como el uso de pinturas ecológicas, están muy presentes en este tipo de construcciones. En este proyecto se preservaron los elementos de la arquitectura popular de la vivienda para darles un uso doméstico.

La rehabilitación de construcciones rurales implica embarcarse en reformas que garanticen el confort y salubridad. Uno de los pasos a tener en cuenta es el aislamiento tanto acústico como térmico de paredes, suelos y techos para garantizar el ahorro energético, tanto en invierno como en verano. Los gruesos muros de esta vivienda, además, mantienen las cualidades bioclimáticas características de las construcciones tradicionales.

La conservación de la chimenea, además de caldear las habitaciones y reducir la factura de luz, se convierte en el centro decorativo de la estancia. Acompañada de confortables asientos como los sillones Click, ésta recibe con calidez a sus inquilinos creando agradables zonas para la tertulia u otros menesteres.

Sin lugar a duda, conservar los elementos arquitectónicos originales es una decisión relacionada con aspectos sostenibles y a su vez crea una estética de gran impacto visual. Las vigas de madera en el techo o las paredes de piedra aportan un toque rústico al interiorismo, además de preservar la personalidad del edificio. La textura de la pared toma el protagonismo de la estancia, por lo que los suaves y confortables volúmenes del sofá Core se visten con un discreto tejido liso y un color neutro y natural como es este verde bosque. En el este post te ofrecemos una serie de recomendaciones si quieres cambiar tu sofá.

Las intervenciones en este tipo de viviendas pueden resultar sencillas, pero ahí está sensibilidad del arquitecto para convertir en imperceptible todo el trabajo de rehabilitación e integrar elementos antiguos de la vivienda, junto a nuevos desarrollos y piezas de mobiliario contemporáneas con otras más artísticas. Las singulares sillas Roll asumen un papel tan estético como funcional.

Los grandes ventanales son característicos en este tipo de construcciones aportando luz natural a su interior, además de deleitar con las vistas del entorno natural. Así pues, las estancias son luminosas y agradables. Crear un sencillo rincón de lectura junto a una ventana puede ser una interesante alternativa y, acompañados por piezas de mobiliario tan especiales como el sillón Remnant, ayudan a crear un hogar muy personal.

Este nuevo estilo de vida supone crear entornos agradables que aportan sensación de paz y tranquilidad. El hogar tiene que ser un espacio para relajarnos. En este sentido, la gama cromática incluye colores neutros y orgánicos como paleta principal, creando una experiencia elegante y serena. Los colores elegidos para el sofá DB y las mesas Dúplex es un claro ejemplo. Los cojines Mandarina y Rift añaden pequeños puntos de color amarillo, un divertido contrapunto si lo que se quiere es romper con la monotonía.

Sin embargo, la mezcla de elementos antiguos con otros más vibrantes y actuales ofrecen interesantes resultados en términos decorativos. Las piezas de diseño también tienen cabida en estos hogares rústicos, como este sillón Copla tapizado con el tejido Rift de Estudio Sancal.

Otro de los elementos comunes es incluir plantas naturales, ya que depuran el aire y crean ambientes relajantes y frescos. Por ello, una cómoda butaca como Elle, en tonos relajados como el azul, complementa con sencillez un lugar tan especial.

Y cómo no, aunque se huye de la ciudad para encontrar la paz, parte del tiempo se destina al teletrabajo. Cualquier rincón puede ser un buen lugar para instalar un pequeño y flexible Home Office, desde el que trabajar concentradamente. Si quieres más pistas, puedes leer nuestro post sobre este tema.

La rehabilitación de edificaciones existentes permite mantener el legado de la arquitectura doméstica popular, evitando su deterioro y desaparición, para dotarla de una nueva vida… Construir espacios acogedores, naturales y vitalistas en los que conectar con uno mismo y relacionarse con la familia. Es, sin duda, todo un privilegio empezar la jornada con un agradable desayuno en esta vivienda familiar, mientras se disfruta de las vistas desde los taburetes Totem.

Si quieres incorporar los nuevos productos de Sancal en tus proyectos, puedes descargar aquí los objetos BIM Revit.

Proyecto de rehabilitación: Santa-Cruz Arquitectura.
Fotografías: David Frutos.

¡Quiero suscribirme!

Créditos

Diseño gráfico por Estudio Sancal.
Diseño y desarrollo web por Sixtudio.
Graphic design por Estudio Sancal.
Web design and development bÿ Sixtudio.

///